Por Balmore Martínez Director de Soporte SQL Software, una marca Softland

El pasado primero de enero entró en vigor la Ley 2010 de 2019 o Ley de Crecimiento Económico; aunque la reglamentación incluye disposiciones nunca antes vistas como los tres días sin IVA, también conservó muchos de los aspectos establecidos en diciembre de 2018 con la Ley de Financiamiento que luego fue derogada en octubre de 2019.

Para quienes reciban ingresos por rentas de trabajo, es importante conocer los pequeños ajustes que tiene la nueva reforma tributaria con respecto a la retención en la fuente.

El primer cambio importante a tener en cuenta es el que hubo con respecto a la tabla de retención en la fuente, que si bien conservó los siete rangos incluidos a partir de 2019, la retención para salarios ya no será desde 87 UVT’s  (Unidad de Valor Tributario), sino desde 95 UVT’s ( para la base gravable depurada);  a partir de este valor se empieza a gravar con tarifa marginal del 19%, la cual se va incrementando hasta llegar a un 39% que aplica luego de 2300 UVT’s.

Por otra parte, a partir de 2020 el porcentaje de aporte obligatorio de salud para los pensionados que reciban mesadas pensionales de un salario mínimo bajó al 8%, así se mantendrá hasta 2021; a partir de 2022 bajará al 4%. Para los pensionados que reciban mesadas pensionales mayores a un salario mínimo y hasta dos salarios mínimos, su aporte será del 10%.

A continuación, desde Softland le[DV1]  daremos cuatro tips para tener en cuenta al momento de calcular la base gravable para la retención en la fuente por salarios.

1. Ingresos

En la depuración de la base gravable se tienen en cuenta todos los ingresos, los salariales y los que no, con excepción de las cesantías. En el caso de los bonos de alimentación, las personas que tengan un salario de hasta 310 UVT’s, deberán gravar el valor que exceda a los 41 UVT’s de los mencionados bonos, mientras quienes superen este ingreso deben gravar la totalidad de los bonos.

Los pagos a terceros por salud o educación serán gravables únicamente si el valor supera el del promedio de pagos realizados a todos los colaboradores cuando hay un plan empresarial que se aplique a más de la mitad de los empleados. En cuanto a los viáticos solo se hace retención en la fuente a los pagos permanentes que se asocien a alojamiento y manutención.

2. Ingresos no constitutivos de renta

Acá se incluyen los aportes obligatorios de salud, pensión, fondo de solidaridad, subsistencia y los aportes voluntarios de pensión a la cuenta del obligatorio, estos últimos con tope del 25% de los ingresos, limitado anualmente a 2500 uvt’s.  

3. Deducciones

Se podrá seguir restando de la base las deducciones en vivienda con un tope de 100 UVT’s, medicina prepagada con tope de 16 UVT’s y el valor por dependientes como hijos o padres (u otros que cumplan las condiciones de ley)  con un tope del 10% de los ingresos o 32 UVT’s.

4. Renta Exenta

Aportes voluntarios a fondos de pensiones con tope del 30% de los ingresos, limitado anualmente a 3800 uvt’s; igualmente se conserva el factor exento del 25%, limitado mensualmente a 240 uvt’s. Finalmente se mantiene el tope general que indica que el valor total de las rentas exentas y deducciones no puede ser superior al 40% de los ingresos menos los ingresos no constitutivos de renta, limitado anualmente a 5040 uvt’s.


 [DV1]Creo que en CO hablan en TU, vale la pena cambiarlo.

contáctanos
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp